Mes: <span>abril 2022</span>

Cambios en las subcontrataciones de obras y servicios tras la reforma laboral de 2022

tuasesorprofesional 01/04/2022

Si es autónomo o pyme y presta servicios mediante contrata o subcontrata para otra empresa, sepa que, si no existe convenio de la empresa (que es lo más habitual), deberá aplicar el convenio de sector y, si tampoco existe, deberá aplicar el del sector referido a la actividad desarrollada en la contrata o subcontrata, de modo que los trabajadores tengan un convenio sectorial que regule sus relaciones laborales.

Como ya le hemos venido informando, la Reforma Laboral aprobada por el Real Decreto-ley 32/2021, de 28 de diciembre, también introduce cambios en la regulación de las subcontrataciones de obras y servicios, establecida en el art. 42 del Estatuto de los Trabajadores (E.T.).

La Exposición de Motivos de la reforma señala que se persigue “… una modernización de la contratación y subcontratación de actividades empresariales”; y que se pretende que no se utilice la externalización de servicios, a través de la subcontratación, como mecanismo de reducción de los estándares laborales de las personas que trabajan para las empresas subcontratistas; pues ello afecta negativamente a la competencia cualitativa entre las empresas e incide también en el incremento de la precariedad laboral.

La posible limitación a la externalización de los servicios era una de las principales reivindicaciones de los sindicatos durante la negociación, pero finalmente se ha mantenido en gran medida la normativa precedente. 

Novedad: en materia de contratas y subcontratas se aplicará siempre un convenio de sector

Se convierte en norma lo que habían empezado a decir algunas Sentencias, y es que el Convenio de aplicación en las empresas contratistas y subcontratistas será el correspondiente a la actividad desarrollada en la contrata o subcontrata, con independencia del objeto social o la forma jurídica de la empresa contratista o subcontratista, salvo que exista otro convenio sectorial aplicable.

En todo caso, también se señala que cuando la empresa contratista o subcontratista cuente con un convenio propio, se aplicará este en los términos que resulten del artículo 84 E.T., que es el artículo que prevé la vinculación al Convenio de sector en materia salarial.

Es decir, se garantiza que siempre exista un convenio sectorial aplicable para la empresa contratista o subcontratista, bien el que le corresponda a dicha empresa por la negociación colectiva, conforme a las reglas del E.T., bien el que corresponda a la actividad desarrollada en la empresa principal.

Y si la empresa subcontratista tiene convenio propio, se aplicará el mismo, pero con la garantía retributiva del convenio sectorial, si es superior al de empresa.

Esta modificación normativa está circunscrita, básicamente, a las denominadas empresas multiservicios o de «outsourcing» que son subcontratadas para el desarrollo de actividades propias de las empresas principales. A partir de ahora, si una empresa de este tipo desarrolla actividades, por ejemplo, en una empresa química, deberá aplicar a sus trabajadores el convenio de este sector, a no ser que esa empresa tenga un convenio propio cuyas condiciones en materia salarial, jornada, etc., sean superiores a las del citado convenio sectorial. O, incluso, que exista otro convenio sectorial aplicable a esas labores.

Ir a la web de la noticia

El recargo a los contratos temporales inferiores a 30 días sube a 27,53 euros

Cinco días 01/04/2022

El BOE publica la actualización de las bases tras el alza del salario mínimo y fija la base mínima de cotización en 1.166,70 euros.

El Boletín Oficial del Estado publicó ayer la orden ministerial que fija todas las bases, tipos y normas de cotización de empresas y trabajadores a la Seguridad Social. Esta norma incluye, tal y como exige la ley, la actualización de las bases mínimas de cotización al aumento del salario mínimo interprofesional (SMI) a 1.000 euros en 14 pagas que se aprobó el pasado 22 de febrero, por lo que las cuantías referenciadas a esta renta no se habían adecuado hasta ahora.

De esta forma, la base mínima de cotización a la Seguridad Social ha quedado fijada en 1.166,7 euros para 2022, un 3,6% más que los 1.125,90 de 2021, que se venía aplicando hasta ahora. Si bien, la adecuación y abono de estas bases tiene efectos retroactivos desde el día 1 de enero de 2022, con lo que las empresas deberán reembolsar a la Seguridad Social la diferencia por lo no ingresado desde principios de año.

La base máxima, por su parte, sigue siendo la misma que desde el 1 de enero, 4.139,4 euros mensuales, tras aumentar un 1,7% en enero, al no verse afectada por el alza del salario mínimo.

Lo que sí se ha visto afectado por esta actualización publicada ayer es la cotización adicional para los contratos laborales de menos de 30 días de duración, que se aprobó en la reforma laboral que entró en vigor el 1 de enero. Esta recarga penalizadora que está orientada a desincentivar el uso de las contrataciones de corta duración, pasa de 26,57 euros por cada contrato a 27,53. El incremento de un euro de esta sobrecotización obedece a que su cuantía se fija con una fórmula que utiliza la base mínima de cotización del grupo 8 del Régimen General que, según la orden publicada ayer, sube de 37,53 a 38,89 euros, de ahí el incremento hasta los 27,53 euros por contrato temporal de menos de 30 días que se da de baja, según informaron desde la Seguridad Social.

Ir a la web de la noticia

Estos son los trabajadores a los que no se les permite jubilarse antes de los 66 años

El Economista 01/04/2022

Aunque todos los trabajadores fantasean con adelantar su jubilación para poder dejar su carrera laboral antes de tiempo, lo cierto es que solo algunos pueden acogerse a jubilaciones anticipadas. Para los demás queda la edad de jubilación ordinaria, que ha aumentado ligeramente con la entrada del nuevo año.

Merced a la reforma de las pensiones de 2011, la edad de jubilación ordinaria ha aumentado hasta los 66 años y dos meses para todos aquellos trabajadores que no lleguen a los 37 años y seis meses cotizados. Esta edad se mantiene en los 65 para los trabajadores que sí alcancen esa edad límite y no quieran jubilarse de forma anticipada.

Así, habrá trabajadores que no podrán jubilarse en 2022 hasta cumplir esos 66 años y dos meses. Serán aquellos que no alcancen la cotización de 37 años y seis meses y que cumplan con el requisito que exige la jubilación: tener al menos 15 años cotizados, de los cuales dos deben darse en los 15 años previos a la solicitud de la jubilación.

En la práctica, de cara a una jubilación en 2022 todas las personas que se tengan que jubilar de forma obligatoria a los 66 años y dos meses serán aquellas que lleguen a esa edad con una cotización inferior a los 35 años (que son los que se exigen para poder acceder a la jubilación anticipada voluntaria) o a los 33 años (es la cotización mínima exigible para acceder a jubilaciones anticipadas involuntarias).

Ir a la web de la noticia

Hacienda restringirá los aplazamientos y fraccionamientos de deudas tributarias

Expansión 24/06/2022 El desarrollo reglamentario de la ley antifraude obligará a ejecutar el cargo completo del IRPF si …

Futura Ley de usos del tiempo: jornada laboral de 4 días, limitación de jornada partida y mejor conciliación familiar

Iberley 17/06/2022 A lo largo de este año 2022 parece que llegará la conocida como «Ley de usos del tiempo». A …

Enviado al Pleno del Congreso la Modificación de la Ley Concursal

Iberley 24/06/2022 El Proyecto de Ley que modifica la Ley Concursal para transponer una directiva europea sobre …